INTRODUCCIÓN

La Medicina Complementaria y Alternativa (CAM, por sus siglas en inglés) es definida por el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa como un grupo de diversos sistemas médicos y de atención médica, prácticas y productos que normalmente no se consideran medicina convencional. Se incluyen en este tipo de terapia las hierbas, acupuntura, quiropráctica y masaje, entre otros. El uso de estas terapias es común en la población general.

El uso de CAM está muy extendido. Múltiples estudios han demostrado que en un año, hasta el 90 por ciento de los pacientes con cáncer utilizan un enfoque de CAM por lo menos en una parte de su terapia. Sin embargo, los pacientes no admiten abiertamente su uso a  menos que se les pregunte específicamente. En un estudio, la divulgación del uso de estas terapias aumentó del 7 al 43 por ciento cuando las preguntas dirigidas se agregaron a la historial estándar. Desafortunadamente, la comunicación entre los oncólogos y los pacientes sobre el uso de terapias alternativas es pobre, poco frecuente, y en en general iniciada por los pacientes o sus familiares .

Los usuarios de CAM no están en general insatisfechos con la medicina convencional, pero encuentran alternativas más congruentes con sus propios valores, creencias y orientaciones filosóficas hacia la salud y la vida. Los factores relacionados con el uso de las terapias de CAM en pacientes con cáncer incluyen:

  • Aumento del estrés psicosocial (p. Ej., Ansiedad, depresión)
  • Se le da un pronóstico menos esperanzador
  • Tener la sensación de “nada que perder”
  • Asistencia a grupos de apoyo
  • Edad (más joven versus mayor) y género (mujeres más que hombres)

 

A pesar de la actual popularidad de las terapias alternativas, la mayoría de los oncólogos tradicionales tienen poca comprensión de estas terapias, y menos de la mitad inician discusiones sobre su uso con los pacientes . Sin embargo, los pacientes con cancer tienen la sensación que sus doctores “deben estar más interesados , más informados, y más dispuestos discutir terapias no convencionales”. Aunque muchos pacientes asumen que la CAM está asociada con efectos beneficiosos, al menos un estudio noruego longitudinal de 515 pacientes con cáncer sugiere que el uso de la CAM puede estar asociado con una supervivencia más corta.

Se presenta aquí una revisión de la evidencia disponible sobre la CAM en la terapia del cáncer. El enfoque principal está en los resultados de ensayos clínicos; los ensayos no controlados se consideran en áreas donde no se dispone de estudios controlados. El uso de terapias complementarias para pacientes con dolor relacionado con el cáncer se aborda en otros lugares.

 

TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS DEL CÁNCER – Para el propósito de esta discusión, los tratamientos alternativos del cáncer (ACTs) se definen como terapias CAM que se promueven para reducir la carga del tumor o prolongar la vida de los pacientes con cáncer. Éstos son típicamente biológicamente activos y promovidos como reemplazos de la terapia principal, más que como complementarios. El uso de ACTs se remonta a la década de 1940 con el uso de antitoxinas Koch, y nuevas terapias se han introducido en cada década, incluyendo el tratamiento de Hoxsey en los 50, krebiozen en los 60, laetrile en los 70 (que es de nuevo popular hoy en día), la inmunoterapia en los  80, y la terapia de Di Bella en los 90.

Todas estas terapias han evolucionado a través de un ciclo de vida sorprendentemente similar; inicialmente fueron promovidos agresivamente por las partes interesadas basándose en pruebas anecdóticas. Los oncólogos convencionales sucumbieron eventualmente a la creciente presión, llevando a cabo ensayos clínicos rigurosos. Cuando estos resultaron ser negativos, los defensores alegaron que los estudios eran defectuosos y que había una conspiración para desacreditar una terapia valiosa. Al final, cada una de estas terapias se sumergió en una subcultura médica, y los pacientes con cáncer continuaron siendo atraídos a ellas a pesar de la evidencia científica negativa.

Los siguientes ACTs son actualmente populares y se discutirán con más detalle [23]:

  • Tratamientos dietéticos
  • Medicamentos a base de plantas
  • Suplementos no herbarios

 

Tratamientos dietéticos – La dieta puede influir en los resultados del cáncer. La influencia de los patrones dietéticos convencionales sobre el pronóstico en los supervivientes de cáncer se discute por separado. (Ver “El papel de la dieta, la actividad física y el peso corporal en la supervivencia del cáncer”.

Los defensores de las dietas “alternativas” dicen que la prolongación de la vida a través de una dieta específica es una meta alcanzable para los pacientes con cáncer. Sin embargo, una revisión sistemática de la evidencia concluyó que ninguno de los muchos regímenes dietéticos ha demostrado convincentemente que pueda curar el cáncer o prolongar significativamente la vida de los pacientes.

 

Régimen de Gerson – Un análisis comparativo retrospectivo reportó un aumento de seis veces en las tasas de supervivencia a cinco años de pacientes con melanoma tratados con la dieta de Gerson (una dieta baja en sodio, alta en potasio, lactovegetariana que enfatiza verduras frescas, zumos de frutas y suplementos vitamínicos) pero la metodología defectuosa limita la fiabilidad de este estudio. Por lo tanto, ninguna buena evidencia apoya este enfoque.

 

Las dietas macrobióticas – La evidencia científica del beneficio de una dieta macrobiótica (una dieta vegetariana alta en carbohidratos complejos y baja en grasas) en pacientes con cáncer se limita a dos estudios retrospectivos metodológicamente erróneos; no hay ensayos controlados disponibles. Además, un tercio de los pacientes con cáncer que siguen una dieta macrobiótica experimentan problemas debido a la pérdida de peso, la naturaleza restrictiva y desagradable del régimen, el tiempo dedicado a preparar el alimento y el gasto y la inaccesibilidad de algunos ingredientes

 

Régimen de Kelley-Gonzalez – El régimen de Kelley-Gonzalez es un programa de restricción dietética, consumo de ayudas digestivas (por ejemplo, pepsina y enzimas pancreáticas) y un régimen de “desintoxicación” que incluye enemas frecuentes de café. En un estudio que incluyó a 36 pacientes con cáncer de páncreas no resecado o sin resección completa, sólo 11 se consideraron evaluables para el resultado por varias razones. La mediana de supervivencia de los pacientes tratados fue de 17 meses, en comparación con un control de la literatura de cuatro a seis meses. Un ensayo comparando esta terapia con gemcitabina para el cáncer de páncreas estaba en marcha en la Universidad de Columbia, pero los problemas de acumulación forzaron un rediseño del estudio, que ahora compara el resultado en pacientes que eligen recibir el régimen de González con un grupo externo que reciben gemcitabina combinación de quimioterapia.

 

Hortalizas y hierbas seleccionadas – Mezcla de hortalizas y hierbas seleccionadas (SV) es un producto mezclado, hervido y liofilizado que contiene ingredientes con propiedades inmunoestimulantes y anticancerosas: soja, champiñones, judías mungo, dátiles rojos, cebolleta, ajo, lentejas, puerros, fruta de espino, cebolla, ginseng, angelica, diente de león, raíz de senega, regaliz, jengibre, aceitunas, semillas de sésamo y perejil. Dos pequeños estudios se han realizado en pacientes con cáncer. En un estudio de control pareado en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico en estadio III / IV, la media de supervivencia entre los 11 pacientes que ingerían SV diariamente fue tres veces mayor que la de 13 pacientes que no recibieron el suplemento (15 frente a 4 meses). Una sugerencia similar de supervivencia prolongada se observó en un segundo estudio de 18 pacientes con NSCLC en estadio III / IV que habían rechazado o no respondieron a las terapias convencionales. La mediana de supervivencia fue de 33,5 meses para los 12 pacientes que utilizaron SV durante dos meses o más, y a los cinco años, el 50% de los pacientes permanecieron vivos.

Cuando estos datos fueron presentados al Panel de Cáncer para la Medicina Complementaria y Alternativa, SV fue juzgado digno de más investigación definitiva. Puede encontrar más información en el sitio web del NCI (www.cancer.gov/about-cancer/treatment/cam).

 

Medicamentos a base de plantas – Numerosos medicamentos a base de plantas (HMP) se promueven como ACT. Los ejemplos enumerados a continuación representan sólo una breve selección. Información adicional sobre muchas de estas hierbas esta disponible a través de una base de datos gratuita acerca de las hierbas, que es mantenida por el Servicio de Medicina Integrativa en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

 

Medicina china tradicional – Las hierbas medicinales chinas son ampliamente utilizadas en muchas áreas de Asia para reducir la toxicidad asociada con la terapia anticancerígena convencional; sin embargo, la eficacia de la terapia herbaria para minimizar la toxicidad relacionada con la quimioterapia no está clara:

Este enfoque fue evaluado en un ensayo doble ciego, controlado con placebo, en el que 120 pacientes que recibieron quimioterapia adyuvante para cáncer de mama o de colon fueron evaluados por un herbolario chino cualificado. No hubo diferencia entre los dos grupos en toxicidad hematológica, que fue el punto final primario. Entre los 16 parámetros no hematológicos evaluados, la única diferencia estadísticamente significativa fue la reducción de la gravedad de las náuseas con el tratamiento activo.

Se realizó una revisión sistemática de cuatro ensayos en los que 270 pacientes con cáncer gástrico avanzado o tardío fueron asignados aleatoriamente a la hierba medicinal china tradicional Huachansu (extracto de sapo salvaje) más quimioterapia en comparación con la misma quimioterapia sola. Los autores concluyeron que había evidencia relativamente débil de que Huachansu mejoró la leucopenia cuando se usó junto con la quimioterapia, pero no mejoró ningún otro efecto secundario o la eficacia a corto plazo de la quimioterapia.

Se llegó a conclusiones similares en un metanálisis posterior que reunió los resultados de cuatro ensayos de quimioterapia sistémica con y sin hierbas chinas tradicionales inyectables (Huachansu, Aidi, Fufangkushen o Shenqifuzheng); la adición de las hierbas mejoró significativamente la leucopenia relacionada con el tratamiento, pero no aumentó las tasas de remisión a corto plazo [34].

Cabe destacar que varias revisiones Cochrane y otras no pudieron encontrar evidencia convincente de ensayos aleatorios que apoyen el beneficio de la medicina herbal china como tratamiento para el cáncer de esófago o pulmón.

 

El té verde – El té verde se deriva de la planta Camellia sinensis, y contiene una serie de polifenoles biológicamente activos. Los productos herbarios son ampliamente utilizados como CAM en pacientes con cáncer. El té verde es el producto herbario más utilizado (por 24 a 30 por ciento de todos los pacientes con cáncer).

Los polifenoles en el té verde tienen una variedad de actividades biológicas que podrían influir en el comportamiento del tumor. Sólo hay datos limitados sobre la posible eficacia clínica:

Un solo caso de estudio de control de China sugirió que el consumo de grandes cantidades de té verde puede tener un efecto protector contra el desarrollo de cáncer de próstata. Sin embargo, otros estudios de casos y controles no han encontrado un vínculo entre la ingesta de té verde y el riesgo de cáncer de próstata entre los hombres japoneses o japoneses-estadounidenses que viven en Hawai.

Un estudio de fase I en pacientes con cáncer de pulmón y un estudio de fase II en pacientes con cáncer de próstata no mostraron actividad antitumoral.

El consumo de grandes cantidades de té verde puede correlacionarse con la supervivencia mejorada en pacientes con cáncer de ovario.

El té verde puede interactuar de diversas maneras con tratamientos convencionales del cáncer. Los polifenoles del té verde inhiben múltiples enzimas del citocromo p450 que son importantes en el metabolismo del fármaco; como resultado, el té verde podra aumentar las concentraciones plasmáticas de una variedad de agentes quimioterapéuticos (por ejemplo, antraciclinas y taxanos), posiblemente aumentando la toxicidad del fármaco. Por otro lado, se inducen algunas enzimas metabolizadoras de fármacos, que pueden conducir a resistencia a otros agentes quimioterapéuticos.

Además, los estudios preclínicos sugieren que los polifenoles contenidos en el té verde pueden inhibir la inducción de la muerte de células tumorales por el bortezomib inhibidor del proteasoma, que se utiliza para tratar el mieloma múltiple. Aunque no está claro que los pacientes que reciben este fármaco deban abstenerse de beber té verde, podría ser prudente evitar la ingestión de grandes cantidades, hasta que se disponga de más información.

 

Essiac – Essiac es una mezcla de hierbas originalmente formulada por un curandero canadiense Ojibwa que se ha popularizado en Norteamérica. La fórmula consiste en raíz de bardana (Arctium lappa), ruibarbo del pavo (Rheum palmatum), alazán de oveja (Rumex acetosella), y la corteza interna del olmo (Ulmus fulva). Más tarde, fueron añadidos el berro, el cardo bendito, el trébol rojo y el quelpo.

Los estudios in vitro de los componentes individuales de esta mezcla han demostrado alguna evidencia de actividad biológica, incluyendo acciones antioxidantes, antiestrogénicas, inmunoestimulantes y antitumorales. Sin embargo, un intento de revisión sistemática no encontró un solo ensayo clínico publicado sobre esta mezcla en pacientes con cáncer. El autor llegó a la conclusión de que no hay pruebas definitivas de su utilidad, pero que Essiac es poco probable que cause graves efectos adversos.

 

Muérdago – Los extractos de muérdago (Iscador, Helixor) contienen varias lectinas y viscotoxinas (incluyendo viscum fraxini-2). La evidencia de experimentos in vitro y modelos animales sugiere que estos componentes tienen cierta actividad anticancerígena.

Aunque docenas de estudios de cohortes emparejadas han apoyado en gran medida un beneficio del extracto de muérdago en pacientes tratados por cáncer, ensayos aleatorios con diversas preparaciones de muérdago han dado resultados contradictorios. Tres revisiones sistemáticas independientes de la evidencia clínica concluyeron que hay datos insuficientes para apoyar cualquier beneficio de los extractos de muérdago. Un metanálisis más reciente sugirió un modesto beneficio de supervivencia para los pacientes de cáncer que recibieron la preparación de muérdago Iscador. Sin embargo, el beneficio sólo se observó en los estudios no randomizados y no en los ensayos aleatorios. Numerosos efectos adversos están registrados; el más grave es el shock anafiláctico.Sobre la base de la evidencia disponible, no se puede concluir que haya beneficio del extracto de muérdago.

No está claro si el muérdago mejora la calidad de vida en pacientes con cáncer. Los metaanálisis de ensayos controlados han concluido que hubo efectos positivos de Iscador y de varios extractos de muérdago europeo, pero en general, la calidad metodológica de los estudios incluidos ha sido pobre.

 

PC-SPES – PC-SPES es un suplemento dietético a base de hierbas que consiste en siete extractos de hierbas chinas y uno americano. El nombre del producto hace hincapié en su intención: PC significa ‘cáncer de próstata’ y spes es en latín ‘esperanza’. Las ocho hierbas fueron seleccionadas por sus propiedades inmunoestimulantes, citotóxicas y citostáticas.

PC-SPES tiene potente actividad estrogénica. En los hombres con cáncer de próstata avanzado, se han notificado disminuciones en el antígeno prostático específico del suero, mejoría en las exploraciones óseas y reducción objetiva de la enfermedad mensurable de los tejidos blandos con PC-SPES. Sin embargo, la adulteración y la toxicidad (una diátesis hemorrágica adquirida) obligaron a un retirar este compuesto.

 

Sho-saiko-to-Sho-saiko-to es una mezcla herbal china tradicional que contiene extractos de siete hierbas medicinales. Es ampliamente administrado en Japón a pacientes con hepatitis crónica y cirrosis. Sho-saiko-to inhibe la activación de células estrelladas y reduce la fibrosis hepática in vitro e in vivo. También inhibe la hepatocarcinogénesis química en animales, actúa como un modificador de la respuesta biológica y suprime la proliferación de células de hepatoma induciendo la apoptosis.

Un estudio prospectivo de 260 pacientes cirróticos encontró que una dosis diaria de sho-saiko-to (7,5 g) además del tratamiento convencional redujo la incidencia acumulada de carcinoma hepatocelular durante cinco años de seguimiento en comparación con los controles. La diferencia fue significativa en pacientes con antígeno de superficie de la hepatitis B (HBsAg) negativo. La supervivencia también se mejoró con la terapia de sho-saiko-to, y de nuevo, la diferencia fue significativa en aquellos que eran HBsAg negativos. Basado en estos resultados, el uso de sho-saiko-to parece prometedor, pero se requieren más ensayos clínicos para estar seguros.

 

Hierba de San Juan – La hierba de San Juan se ha usado principalmente para tratar la depresión. Un extracto de hierba de San Juan, hipericina, se ha observado que tiene un efecto citotóxico en las células tumorales después de la fotoactivación. Estudios in vitro e investigaciones in vivo en ratones han demostrado que la hipericina intralesional tiene el potencial para el uso en una serie de tumores, incluyendo la vejiga, células escamosas, pancreático y cáncer de próstata.

El único estudio en humanos ha consistido en la inyección intralesional de hipericina en carcinomas basocelulares y de células escamosas de la piel. La inyección con el extracto tres a cinco veces por semana fue seguida de irradiación con luz visible. Los autores afirman que la hipericina mostró que la penetración en los tejidos circundantes no inducía necrosis ni pérdida de células y se observó la generación de un nuevo epitelio en la superficie de la neoplasia maligna. Se observaron remisiones clínicas después de seis a ocho semanas. Estos resultados preliminares requieren replicación en un ensayo aleatorio.

Se han planteado preocupaciones sobre posibles interacciones de la hierba de San Juan con otros medicamentos y tratamientos en pacientes con cáncer.

 

Astragalus – La hierba china astragalus membranaceous se postula para aumentar la función inmune del huésped. Un metaanálisis de 34 ensayos aleatorizados encontró que la adición de astrágalo a la quimioterapia se asociaba con un menor riesgo de muerte, una tasa de respuesta mejorada y un mejor estado de rendimiento. Sin embargo, limitaciones metodológicas significativas en estos ensayos impidieron conclusiones definitivas sobre la eficacia de esta hierba.

 

Suplementos no herbales – Entre los suplementos no herbales que se han evaluado están la melatonina, el cartílago de tiburón y bovino, la hidrazina y los extractos de timo.

 

Melatonina – La melatonina, una secreción normal de la glándula pineal, ha atraído la atención pública debido a sus efectos sobre el estado de ánimo, el sueño y el desfase horario. También se ha sugerido que la melatonina estimula el sistema inmunológico y tiene propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antienvejecimiento. Aunque la melatonina se ha evaluado en una serie de entornos en pacientes con cáncer, no tiene un papel establecido. Entre los ejemplos de estudios pertinentes se incluyen los siguientes:

– Varios estudios han probado la eficacia de la suplementación con melatonina para retardar la progresión tumoral. Un ensayo aleatorizado controlado sugirió que los pacientes con metástasis cerebrales no resecables de los tumores sólidos que fueron tratados con melatonina (20 mg diarios por boca, a las 8 pm) experimentaron una supervivencia significativamente más larga en comparación con los que recibieron atención de apoyo solamente. Sin embargo, un segundo ensayo aleatorizado en pacientes con metástasis cerebrales no encontró ningún beneficio del uso de melatonina en conjunción con la radioterapia.

– En un ensayo temprano, los pacientes con tumores sólidos metastásicos intratables que fueron tratados con melatonina experimentaron menos pérdida de peso que los tratados con el cuidado de apoyo solo, a pesar de la ingesta calórica similar. Sin embargo, un ensayo controlado con placebo posterior de melatonina en pacientes con cáncer pulmonar o gastrointestinal avanzado y pérdida de peso ≥ 5 por ciento no mostró ningún beneficio para la melatonina en términos de apetito, aumento de peso, calidad de vida o criterios de supervivencia.

– La melatonina se ha evaluado en combinación con aloe vera, que puede tener propiedades inmunomoduladoras. En un informe, 50 pacientes con neoplasias malignas sólidas avanzadas para las que no existía terapia anticancerígena estándar eficaz, fueron tratados con melatonina (920 mg al día) o con tintura de melatonina y aloe vera (1 ml dos veces al día). No se observó respuesta en el primer grupo, mientras que se observaron dos respuestas parciales en el grupo tratado con aloe vera. Este resultado espera confirmación a través de un juicio más riguroso.

 

Cartílago bovino y de tiburón– Se dice que el cartílago bovino y el de tiburón tienen efectos anti-angiogénesis que podrían contribuir a una inhibición de crecimiento maligno. El cartílago de tiburón, en particular, se comercializa de forma agresiva con afirmaciones de que puede curar el cáncer; tales afirmaciones están invariablemente basadas en evidencia anecdótica en el mejor de los casos. A pesar de estas reivindicaciones, dos ensayos aleatorios, uno en pacientes con cáncer no resecable de células no pequeñas de pulmón y el otro en pacientes con cáncer de mama avanzado o cáncer colorrectal, no demostraron ninguna mejora en la supervivencia con regímenes que incluyen un derivado de cartílago de tiburón.

 

Hidracina – La hidracina es un producto químico con una variedad de acciones. Es un inhibidor de la enzima fosfoenolpiruvato carboxiquinasa, una enzima clave en la gluconeogénesis del mamífero, una vía metabólica que se cree que desempeña un papel en la caquexia por cáncer. Se han reportado cuatro ensayos controlados. El primer estudio, que asignó al azar a 64 pacientes con cáncer de pulmón para recibir quimioterapia con o sin hidrazina (60 mg tres veces al día) no mostraron una diferencia significativa en la supervivencia entre los dos grupos. Tres ensayos posteriores, dos en cáncer de pulmón y uno en cáncer colorrectal, tampoco demostraron un impacto positivo de la hidracina en la supervivencia.

 

Coenzima Q10 – La coenzima Q10 (también conocida como vitamina Q10, ubiquinona o ubidecarenona) se ha promovido ampliamente para los pacientes sometidos a tratamiento para el cáncer, basándose en la sugerencia de que podría mejorar la tolerancia a la quimioterapia. Sin embargo, en un estudio doble ciego controlado con placebo en pacientes con cáncer de mama recientemente diagnosticado, no hubo beneficio del uso de la coenzima Q en la fatiga autoinformada relacionada con el tratamiento del cáncer.

Los estudios clínicos aleatorizados anteriores no han apoyado ningún beneficio de esta molécula en pacientes con insuficiencia cardíaca

Varios estudios evaluaron coenzima Q10 para posibles efectos cardioprotectores en asociación con antraciclina. Dos de ellos sugieren un posible efecto cardioprotector, pero todos tenían serios defectos de diseño, y no se pueden extraer conclusiones definitivas. Aunque no hubo efectos adversos con la coenzima Q10, la molécula tiene actividad procoagulante y puede interferir con la terapia con warfarina.

 

Extractos de timo – Varios estudios in vitro han demostrado que los extractos de timo restauran la función de los linfocitos, mejoran las variables inmunológicas, activan las células asesinas naturales y aumentan la actividad citotóxica así como los niveles de interferón inducidos por mitógenos en los linfocitos humanos. Además, los experimentos con animales han sugerido que los extractos de timo inhiben el crecimiento tumoral.

Una revisión sistemática de 26 ensayos controlados aleatorios de extractos de timo para diversos cánceres humanos no mostró evidencia de que la adición de extractos de timo purificados o péptidos sintéticos de timo al tratamiento antineoplásico redujera significativamente el riesgo de muerte o progresión tumoral, o mejorara las tasas de respuesta tumoral.

 

Hongos Shiitake y Reishi – Las setas Shiitake están entre las setas más consumidas en el mundo, y se han utilizado en medicina asiática tradicional durante  más de 2000 años. In vitro, varios componentes polisacáridos exhiben actividad antitumoral. La eficacia antitumoral de un extracto de hongo shiitake se ensayó en un estudio abierto en el que 62 hombres con cáncer de próstata avanzado recibieron extractos orales de hongos shiitake diariamente durante seis meses. El criterio de valoración clínico fue el marcador tumoral, el antígeno prostático específico del suero (PSA). A los seis meses, 23 pacientes tenían un aumento del PSA, mientras que 38 se mantuvieron estables. Ningún paciente tenía una respuesta de PSA convencional, definida como una reducción de ≥50 por ciento del PSA sérico sobre la línea basal. Los autores concluyeron que el extracto de hongos shiitake era un tratamiento ineficaz para los hombres con cáncer de próstata clínico avanzado.

Las setas Reishi (Ganoderma lucidum) también son ampliamente utilizadas y recomendadas por médicos asiáticos y naturópatas por sus efectos en el sistema inmunológico. La actividad antitumoral es menos segura. Un análisis Cochrane de cinco ensayos aleatorios (373 sujetos) comparando la eficacia antitumoral de G. lucidum frente a un control activo o placebo concluyó que había beneficios marginales (mayor función inmune del huésped, mayor probabilidad de respuesta antitumoral, mejor calidad de vida) cuando el hongo se utilizó en combinación con quimioterapia y / o radioterapia en comparación con la quimioterapia y / o radioterapia sola, y no se informó de mayor toxicidad. Sin embargo, la calidad metodológica fue muy baja, todos los estudios se realizaron en la población china, y no hubo información sobre la prolongación de la supervivencia global. Los datos son insuficientes para justificar el uso de G. lucidum como tratamiento de primera línea para el cáncer.

 

Licopeno – Múltiples estudios han sugerido que el carotenoide licopeno, que es particularmente abundante en los tomates, puede tener un papel en la prevención del cáncer de próstata, aunque esto no se ha establecido en los ensayos clínicos controlados

Una revisión detallada de la evidencia disponible por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos encontró que no había evidencia creíble para apoyar una relación entre la ingesta de licopeno y un menor riesgo de cáncer.

 

Vitamina C – Una serie de estudios han examinado la hipótesis de que los antioxidantes como la vitamina C pueden prevenir el cáncer mediante el aumento de la capacidad del cuerpo para eliminar los radicales libres tóxicos, lo que retarda el daño oxidativo. Aunque hay poca evidencia que respalde un papel importante para la vitamina C en la prevención del cáncer, muchos pacientes que tienen cáncer toman suplementos de vitamina C, a menudo en dosis altas. Ensayos doble ciego de vitamina C oral no han demostrado ningún beneficio en términos de resultados en cáncer. La dosis alta intravenosa (IV) de vitamina C es ampliamente utilizada por los profesionales de la CAM. Hasta la fecha, se han realizado al menos cuatro ensayos de fase I  para evaluar dosis altas de vitamina C IV en pacientes con cáncer avanzado; ningún ensayo ha abordado adecuadamente la eficacia antitumoral.

Mientras que la dosis alta de vitamina C es relativamente no tóxica porque las dosis en exceso de esta vitamina soluble en agua se excreta en la orina, se han planteado preocupaciones en cuanto a un impacto potencialmente perjudicial de la ingesta de vitamina C en la eficacia antitumoral de agentes citotóxicos quimioterapéuticos incluyendo bortezomib. Los pacientes que toman bortezomib deben abstenerse de tomar dosis suplementarias de vitamina C.

 

Pectina cítrica modificada – La pectina cítrica modificada (MCP) es una forma de pectina (un carbohidrato que se encuentra en la mayoría de las plantas y es particularmente abundante en las cáscaras de manzanas, cítricos y ciruelas) que se ha desglosado en pequeñas moléculas para facilitar su absorción en el tracto digestivo. MCP inhibe las metástasis en modelos animales de cáncer de próstata y melanoma. Un pequeño estudio clínico no controlado de MCP demostró una disminución significativa del tiempo de duplicación del antígeno prostático específico (PSA) en 7 de 10 hombres con cáncer de próstata refractario al tratamiento metastásico. Sin embargo, ningún estudio ha demostrado una reducción en el crecimiento del tumor sólido o aumento de la supervivencia con MCP. Se necesitan ensayos aleatorios de grupos más grandes de pacientes que utilicen criterios de valoración convencionales y un grupo de control no tratado antes de que se pueda llegar a conclusiones firmes sobre el beneficio de MCP.