Pheipas:/, Noticias/25. Debo escoger qué tipo de día voy a tener hoy

25. Debo escoger qué tipo de día voy a tener hoy

DESTELLOS EN EL CREPÚSCULO

25. Debo escoger qué tipo de día voy a tener hoy

(Árbol de la vida, pintado por mi madre, Isabel Alba, 89 años. En su mundo simbólico y real, la naturaleza, con sus flores, las aves y de manera especial los gatos, juega un papel esencial).

Viajamos en la nave Tierra a más de 100.000 kilómetros por hora en torno al Sol y giramos al unísono. La Luna nos acompaña en nuestro periplo.

Solo percibimos pequeñas huellas de esta extraordinaria odisea: atardeceres, bajamar, estaciones… Somos como un átomo en el universo. En nuestro mundo hay muchos mundos. Nuestras vidas no van más allá de un micro segundo en la escala geológica. ¿Por qué el ser humano es un animal tan complejo, tan maravilloso y tan complicado?

Hoy se cumple un año desde que inicié los Destellos. Desde entonces, la Tierra  ha recorrido más de 900 millones de kilómetros en su órbita elíptica. En esta nueva etapa de duración limitada, siguiendo un ritmo pautado, paso de dos a una publicación mensual o ninguna. Los destellos se agotan con el tiempo. Eso sí, de producirse, siempre el día 7, recordemos la magia del 7.

Relativicemos y vivamos con intensidad. Apreciemos la vida y la belleza de cuanto existe, busquemos el diálogo, la solidaridad… Rebajemos nuestro orgullo, en el fondo somos una mota de polvo perdida en el tiempo y en el espacio.

En nuestra larga lucha, quién no se ha dejado abatir por el desánimo. Somos humanos y nuestra consistencia es de emociones, sentimientos.

No nos podemos culpabilizar por ello, pero nunca nos vamos a rendir.

Cuando el resuello del alma tome fuerza en ti, te diré:

No te dejes atrapar por el abatimiento,
No te dejes agarrar por la tristeza,
No te dejes aprisionar por el dolor.
Como invicto luchador,
Tú eres el dueño de tu destino,
Tú eres el capitán de tu alma.
No te rindas nunca
Ante una mala noticia.
Adapta tu cuerpo y tu mente
Para superar la enfermedad,
Para dominar el dolor,
Nadie te dijo que fuese fácil.
Pero si te hundes en la desesperación,
Es dar más alimento a ese pesar.
Y eso nunca lo vas a tolerar.
Si te caes una vez y lloras,
Te levantas a la siguiente y ríes.

Como dijo Mario Benedetti, el gran poeta y escritor uruguayo, capaz de reconfortar y dar aliento al espíritu herido sin aceptar jamás una rendición.

Lo que suceda hoy depende de mí, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.
Que tengas un gran día… a menos que tengas otros planes.

 Esta mañana desperté emocionado
con todas las cosas que tengo que hacer
antes que el reloj sonara.
Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.
Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso
o puedo 
dar gracias porque las plantas están siendo regadas.

Hoy puedo quejarme de mi salud
o puedo regocijarme de que estoy vivo.
Hoy puedo lamentarme de todo
lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo
o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.
Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos
o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas
relaciones.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar
o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.
Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor.
Lo que suceda hoy depende de mí, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.

Carlos Algora

2018-08-29T10:42:14+00:00 7 agosto, 2018|Destellos en el Crepúsculo, Noticias|0 Comments