Pheipas:/, Noticias/17. ¡Bienvenida primavera!

17. ¡Bienvenida primavera!

Bienvenida primavera, bienvenidas la vida y el esplendor natural.

Primavera, etimológicamente, de prima: primer, vera: verdor. “Primer verdor”.

Qué gozo saborear las cuatro estaciones de los climas templados.

Qué maravillas el otoño y la primavera.

Vida y muerte, alfa y omega.

Primavera en el hemisferio norte, otoño en el sur. Siempre a la contra.

Gorjeo de las aves que se citan en la estación del amor.

Desde las elegantes golondrinas hasta el exótico abejaruco.

Hasta treinta especies cruzan desde África las míticas columnas.

Por fortuna, vuelan y vuelan y no vienen en pateras.

Explosión de colores.

Me apasiona el rojo de las amapolas,

El violeta de la aromática lavanda,

Los azules de lirios, siemprevivas y campanitas…

Equinoccio de primavera, equilibrio de luz.

Después de los excesos de los solsticios:

La frialdad de los inviernos y la torridez del verano por llegar.

No todo es de color rosa en la primavera.

Las alergias pululan y las ciudades supuran de contaminación.

La primavera es también misterio, arte y renacimiento. 

Como amante del Arte tuve la suerte de ser profesor.

Evoco una obra maestra, la Primavera de Botticelli.

El misterio de Céfiro, el viento, que envuelve a la ninfa Cloris desnuda.

De ese encuentro pasional surge una maravillosa metamorfosis:

Cloris con su aliento de flores se convierte en Flora,

La diosa, con su vestido floral, simboliza la llegada de la primavera.

En el centro, Cupido lanza una flecha.

Bajo su ombligo, Venus, la diosa del amor y la belleza.

Bosque de naranjos y un prado con casi doscientos tipos de flores de la Toscana.

Primavera eterna la de Botticelli,

Las tres Gracias, hijas de Zeus, diosas de la alegría, del hechizo y la belleza.

En el extremo final, Mercurio, con sus botas aladas, el mensajero de los dioses.

La gran bailarina Isadora Duncan se llevó horas absorta contemplando el cuadro hasta que se dejó penetrar por su ritmo e inspirarle una magnífica danza.

Mi propuesta es clara: disfrutemos de lo hermoso, de la primavera con su ciclo de amor, pasión y ternura.

Agua, verdor, flores, aves, sol y cielo azul… Música, baile, arte, lecturas y gozo de vivir.                                                                                                   

Carlos Algora

2018-02-26T16:54:19+00:00 21 March, 2018|Destellos en el Crepúsculo, Noticias|0 Comments