Con sentida humildad quiero aportar en esta sección vivencias, reflexiones y sendas de sanación, mentales y filosóficas, junto a consejos prácticos. Si algunos destellos de mi búsqueda de desarrollo y crecimiento interior pueden ser válidos para otros, o le ayudan a pensar y a vivir sin miedos ni pesares, habrá merecido la pena.

Soy un gran amante de la naturaleza y de los juegos de luz en el crepúsculo o al amanecer, aunque no soy madrugador. Ese sentir se traducirá en las fotografías que incorporo en mis vivencias de los paisajes que amo.

La metáfora Destellos en el Crepúsculo alude a un período de mi vida que aspiro a que sea hermoso, como la sinfonía de colores del atardecer, e intenso.

Buda no quiso dejar ningún escrito a sus discípulos porque cada ser ha de buscar su propio camino. Debemos indagar en nuestras vidas para encontrar nuestra senda.

No es óbice para que todos podamos aprender de todos, de los grandes pensadores y de todas las filosofías positivas para el ser humano.

Si existiese un cielo, quiero pensar que Buda y Cristo caminarían unidos en animada conversación.

A Buda se le atribuyen estos pensamientos:

Lo que Pienses,

Lo Serás.

Lo que Sientas,

Lo Atraerás.

Lo que Imagines,

Lo Crearás.

Pensemos, Sintamos e Imaginemos nuestros Caminos de Sanación.

Mis reflexiones y anhelos beben de la experiencia y del sufrimiento que hacen crecer el espíritu y de la alegría de vivir de la que soy un gran amante.

Con pensamientos que me ayuden a ser el conductor de mi vida, componiendo el día a día con optimismo interno desde el corazón y haciendo florecer la alegría, con confianza en mi destino, con entusiasmo en mis proyectos y agradecido por lo que dispongo y disfruto.

Me pregunto por qué Karel Pacak, premiado científico y esforzado investigador de origen checo, jefe de investigación en el NIH en Washington de nuestros raros tumores y ante un comité de jóvenes investigadores de todas las razas, creía que yo debería de estar con más dolores, más ansiedad…

Los pacientes americanos con las mismas lesiones metastásicas mías están  peor. Tal vez, me dije, ni la alimentación sana, con la que me cuida mi mujer, ni el camino de desarrollo interior, sean los mismos.

Asociaciones de pacientes como Pheipas contribuyen a esta lucha de investigación y difusión. Muchos somos los pioneros.

El sufrimiento y el sacrificio de unos sirven para avanzar todos. Desenmascarado el tumor y la mutación genética que lo origina se puede prevenir y evitar la metástasis. Los tratamientos, aún con mucha toxicidad, deben mejorar, la investigación es esencial.

En esta lucha, de tortuoso recorrido para los más metastásicos, sé que VENCEREMOS.